EduLab es la unidad aceleradora de la Universidad Católica en el ámbito educativo, que busca transferir soluciones innovadoras con el objetivo de mejorar la educación de Chile y el mundo.

Momento MOOC: cursos en línea para todos

Durante el año 2017, la Dirección de Transferencia y Desarrollo de la Pontificia Universidad Católica se adjudicó Programas de Apoyo al Entorno para el Emprendimiento y la Innovación (PAEI) de Corfo. Entre ellos se encuentra la realización de MOOC (Massive Open Online Course) en Transferenica Tecnológica y Resultados de Investigación, pero ¿qué incidencia tienen los MOOC's en el entorno educativo?

La siguiente Columna pertenece a Mar Pérez-Sanagustín, especialista en MOOC's, Profesora Asistente del Departamento de Ciencias de Computación y Directora de Educación de la Escuela de Ingeniería UC.

Momento MOOC: cursos en línea para todos

Un nuevo fenómeno causa estragos en la educación superior en todo el mundo. Se trata de los MOOCs: en inglés, cursos online, masivos y abiertos. Cursos de los mejores profesores y universidades, de 4 a 10 semanas y abiertos a todos, que llegan a millones de estudiantes. Centrados en los temas más variados, están compuestos de videolecciones, y ejercicios de evaluación. Actualizan conocimientos y, algunos, ofrecen certificaciones. Son iniciativas que abren una vía que puede terminar con el elitismo tradicional y plantean la posibilidad de un cambio profundo en la universidad. Porque cualquiera –con o sin titulación, con o sin recursos económicos, se encuentre donde se encuentre- puede realizar un MOOC. Solo requiere un computador, un celular o tablet con Internet, y ganas de aprender.

Desde su nacimiento –el 2008 en la Universidad de Athabasca, Canadá- las mejores universidades de EE.UU. y Europa se han lanzado al mundo MOOC. Stanford, Harvard, y el MIT (Massachusetts Institute of Technology) fueron pioneras, pero otras muchas instituciones, sobre todo europeas, ya se han sumado.

Existen varias plataformas tecnológicas con gran variedad de cursos. Las más conocidas son Coursera, Edx , Udacity y NovoEd en EE.UU.; y Futurelearn, FUN y MiríadaX, en Europa. Todas compiten con diversidad de modelos, desde Coursera y EdX, que reúnen solo a las mejores universidades, hasta la plataforma Open edX (código abierto), que permite a cualquier institución disponer de su propia plataforma de cursos.

Cualquier persona puede registrarse y realizar un curso sobre diversidad de temas: física o matemáticas, idiomas, educación o gestión de empresas, entre otros. Actualmente, ya existen cientos de cursos, con más de 40 millones de estudiantes en todo el mundo.

Latinoamérica empieza a incorporarse, tímidamente, al fenómeno MOOC. México, Brasil y Guatemala han lanzado ya cursos; incluso, con plataformas propias. Pero su oferta es aún insuficiente y limitada. Por eso, ante el empuje de otros continentes, el peligro de profundización de la brecha cognitiva y de generar una nueva dependencia es una amenaza real.

Chile se ha puesto ya en marcha. Algunas universidades trabajan en sus primeros cursos. La Universidad Católica ofrece, desde 2015, dos programas en Coursera, y la Escuela de Ingeniería trabaja en nuevas propuestas en el marco del proyecto subvencionado por CORFO The Clover. 2030 Engineering Strategy: An engine to surf the Waves for Chile’s development, que estarían listos para fines de año. La Universidad del Desarrollo también ofrece sus cursos a través de NovoEd.

Pero queda mucho por hacer. En un momento en el que la equidad y el acceso a la educación ocupan el centro del debate en nuestro país, los MOOCs representan, sin duda, una gran oportunidad para avanzar hacia una educación más accesible para todos. En un país tan extenso como Chile, donde hay dificultades para desplazarse a las universidades prestigiosas, los MOOCs son un camino sencillo y rápido. En un país que persigue modelos más igualitarios para la formación de sus ciudadanos, los MOOCs representan una ventana democrática al conocimiento. En un país que apuesta por la modernización, los MOOCs son una herramienta de innovación educativa. En un país que está buscando abrirse al mundo, los MOOCs son una vía de internacionalización.

Pero, sobre todo, los MOOCs plantean un gran reto: poder aprovechar todo su potencial para avanzar en la democratización, mejora e innovación de nuestro sistema educativo. También ayudarían a reforzar el papel de nuestro país en la región, mediante acuerdos, creación de alianzas, y la construcción de plataformas y cursos a la altura del desarrollo internacional. Estos son los desafíos. Éste es el momento MOOC.


MAR
Mar Pérez-Sanagustín

Profesora Asistente del Departamento de Ciencias de la Computación
Directora de Educación
Escuela de Ingeniería UC